Proponen realizar controles antidoping a los maestros

La AARA, a través de su titular, Claudio Izaguirre solicitó que comiencen a realizarse controles “antidoping” (estudios clínicos para detectar presencia de sustancias prohibidas) a docentes de escuelas primarias y secundarias de todo el país, informando que alrededor del 12% de los maestros presentan adicciones graves que requieren de ayuda médica.

En declaraciones a la prensa, Claudio Izaguirre expresó “No estamos exigiendo que se inicie una persecución a los docentes, sino que el Estado genere las herramientas para brindar asistencia a quienes padecen el drama de las adicciones en las escuelas”.

Agregando “Cabe decir que no se puede eludir esta realidad argumentando que el consumo es del ámbito íntimo y privado de las personas, porque los docentes están a cargo de niños durante muchas horas”.

Y consideró que ahora es el momento justo de poner el tema sobre el tapete, ya que se vienen las paritarias docentes y es un ámbito adecuado para tratarlo “mientras se discute la paritaria docente, y otros temas fundamentales para los educadores de todo el país, creemos que resulta esencial cuidar la salud de los maestros, porque el nivel de adicción dentro del gremio es muy alto”. Sostuvo Claudio Izaguirre.

Señalando que éste tipo de controles que la asociación que él preside, son llevados a cabo en otros países, como forma de controlar y brindar la atención médica necesaria a los docentes que padecen problemas de adicción “En países del mundo se hacen controles anuales y luego aleatorios para detectar la presencia de sustancias que puedan perjudicar la salud de los docentes y su desempeño en clase. Tienen claro que una adicción severa puede resultar absolutamente negativo para los niños”.

Está más que claro que con esta propuesta se está intentando tomar el toro por las astas y sacar a la luz un problema, como es el de las adicciones que cada día se va agravando más.

Si bien hay quienes consideran que el hecho de consumir alguna sustancia tienen que ver con lo privado, no se puede desconocer la gravedad de tener una adicción y al mismo tiempo estar varias horas con niños o adolescentes intentando educarlos.

Y si bien la propuesta de la AARA, puede caer chocante entre los gremios docentes, hay que tener en cuenta que no se trata de una caza de brujas, sino por el contrario de preservar a los niños y adolescentes de tener que estar compartiendo clases con un docente con un problema de adicción, y por otra parte ayudar precisamente a ese maestro que tiene dificultades.

Aun no se sabe de que forma se implementaría el control antidoping a los docentes, y de que manera se realizaría y a cargo de quienes estaría.