Policía mató a ladrón que lo amenazó con arma de juguete

Un nuevo hecho de inseguridad conmueve a la sociedad argentina, ya que el fin de semana un policía de la PSA mató a un ladrón que lo había amenazado con un arma de juguete.

Todo ocurrió en la localidad Bonaerense de Monte Grande, en momentos que el oficial de la Policía de Seguridad Aeroportuaria se encontraba con su novia dentro de un automóvil en la puerta de su casa, y tres delincuentes a punta de pistola los asaltaron.

A partir de ahí son los datos oficiales que se conocen del hecho, y luego hay dos versiones encontradas pero con un mismo final, uno de los delincuentes, menor de edad murió por las heridas de bala que le produjo el oficial de policía. Y en la investigación se pudo comprobar que el malechor portaba una arma de juguete.

La primera versión indica que los malhechores despojaron a sus víctimas de su pertenencias, y en ningún momento se dieron cuenta que tanto el hombre como la mujer eran policías de la PSA, ya que estos vestían de civil y no portaban armas.

Y en momentos en que se disponían a huir del lugar de los hechos, el oficial ingresó al garage de la casa y tomó una pistola con la que le disparó al menor que estaba por conducir el auto que acababan de robar, dándole muerte.

La segunda versión da cuenta que ambos policías de la PSA, si bien estaban de civil, portaban sus armas reglamentarias, y en momentos en que los delincuentes los asaltaban, el oficial dio la voz de alto y al no ser aceptada por los malhechores, no tuvo más opción que disparar.

Más allá de las dos versiones, el final es uno solo. El delincuente menor de edad, que portaba un arma de juguete, terminó muerto en el interior del vehículo y sus dos cómplices escaparon corriendo.

En las redes sociales ya se instaló una nueva polémica, aun sin saber a ciencia cierta cómo ocurrieron los hechos, porque algunas personas sostienen que el policía debió darse cuenta que lo estaban amenazando con un arma de juguete, y no abrir fuego con su arma reglamentaria.

En cambio otra parte de la sociedad considera que el policía de la PSA actuó en forma correcta porque en una fracción de segundos, y de noche, es muy difícil distinguir un arma real, de una falsa, y si no hubiese actuado, ahora, tal vez, los muertos serían el agente de policía y su novia.