El Papa mostró la hilacha y sacó lo peor de si

Loading...

El sumo pontífice tuvo un encuentro con unas 500 monjas contemplativas en el Santuario de las Nazarenas, en pleno centro de Lima, Perú y tuvo palabras muy desafortunadas, por llamarlas de alguna manera.

En pleno discurso el Papa se despachó con una broma de pésimo gusto y con una advertencia hacia las monjas, que realmente asombrarán y para mal al más fiel de los católicos.

Dijo el Sumo Pontífice “Esto lo he dicho muchas veces y lo repito. ¿Saben lo que es la monja chismosa? Es terrorista. Peor que los de Ayacucho hace años”.

Nota de la redacción: Ayacucho es la zona de Perú donde actuó durante varios años la organización guerrillera “Sendero Luminoso” que dejó con su accionar miles de muertos.

Y continuó diciendo el Sumo Pontífice “Peor, porque el chisme es como una bomba. Entonces va como el demonio. Tira la bomba, destruye y se va tranquila. Monjas terroristas no”.

“Sin chismes. Ya saben que el mejor remedio para no chismear es morderse la lengua. La enfermera va a tener trabajo, porque se le va a inflamar la lengua, pero no tiraron la bomba. Que no haya chismes en el convento, porque eso lo inspira el demonio”.

“Porque el chismoso por naturaleza es mentiroso. Y acuérdense de los terroristas de Ayacucho (Sendero Luminoso) cuando tengan ganas de pasar un chisme”. Concluyó el Sumo Pontífice.

Realmente las palabras del Papa dejan sin comentarios, pero al respecto solo vamos a decir que son sumamente desafortunadas y el hecho de comparar a las monjas con un grupo guerrillero que dejo miles de víctimas es poco menos que horroroso.

Ni que decir de la indicación de “morderse la lengua” hacia las monjas, que también causó polémica en momentos en los que se acusa a varios importantes miembros del clero de haber encubierto a sacerdotes pedófilos, sin hacer eco de las múltiples acusaciones recibidas por parte de los feligreses y la sociedad civil.

El mensaje del Papa fue más que claro hacia las monjas que lo estaban escuchando en el Santuario de las Nazarenas, “dejen de hablar sobre temas controversiales porque si lo hacen son terroristas guiadas por el dominio”.

Éste es la primera vez donde se puede ver como un Papa en funciones, “aprieta”, públicamente a un grupo de monjas para que no hablen, y el Sumo Pontífice se toma de la palabra “chisme” queriendo demostrar que todo lo malo que se puede decir, por ejemplo de un cura pedófilo son mentiras y patrañas, ya que esa es la característica de un chisme.

Loading...