Nuestra solidaridad con Vidal tras los graves hechos del día de ayer

Parece que los argentinos, o algunos argentinos, no aprenden más que la intolerancia lleva consigo el germen de la violencia y que cuando ésta florece es el principio del fin.

Y una vez más tenemos que escribir una nota para solidarizarnos con la Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien fue víctima de la irracionalidad y la intolerancia de un pocos inadaptados.

Los hechos que pasaremos a relatar ocurrieron en el partido de Leandro N. Alem, en el interior de la provincia de Buenos Aires, donde este viernes, María Eugenia Vidal se llegó para entrevistarse con el intendente local y visitar un hospital público.

Y no la pasó nada bien la Gobernadora de la provincia de Buenos Aires, ya que al hacer su ingreso al hospital local, junto el Intendente, Alberto Conocchiari (Frente Para la Victoria), y demás funcionarios, fue increpada, escrachada  e insultada salvajemente por un grupo de vecinos.

En el video que acompaña esta nota se puede ver como María Eugenia Vidal es el blanco de toda clases de epítetos irreproducibles por parte de un grupo de personas que estaban encabezadas, curiosamente, por la suegra del Intendente de Alem.

En las imágenes se puede apreciar que el ingreso de la Gobernadora de Buenos Aires al hospital local es tumultuoso porque la gente que la va rodeando al grito de “chorra”, “hiena”, “sinvergüenza”, “hija de p…”, y demás adjetivos calificativos.

Luego de esto, el Intendente de Alem, brindo declaraciones a la prensa, donde intentó por todos los medios despegarse del hecho que los manifestantes que insultaron e increparon a María Eugenia Vidal estaban liderados por la suegra de este último.

“No hubo nada premeditado. Si hay alguien vinculado, lo lamento. No le pedí a nadie que vaya a decir nada. Está ahí (suegra) pero yo no tuve contacto con ella durante la visita de la gobernadora. Se está llevando a un plano en el que parece algo pensado. Se está magnificando la situación”, argumentó Alberto Conocchiari.

Desde este lugar le enviamos nuestra total solidaridad y un fuerte abrazo virtual a Maru Vidal, y esperemos que este tipo de hechos no se vuelvan a repetir, porque una cosa es estar en desacuerdo con alguna gestión de Gobierno y otra muy diferente insultar de pies a cabeza a una persona en nombre de vaya uno a saber que.