Nuestra solidaridad con Granata tras la bajeza de Jorge Rial

Siempre pensamos que se puede estar de acuerdo con los dichos y la forma de manejarse de algunas personas o estar en total desacuerdo, pero ya caer en bajezas y comportarse miserablemente es sobrepasar todos los límites.

Y quien puede dar fe de ello es Jorge Rial que desde hace un tiempo que está enfrentado con Amalia Granata, como consecuencia que el chimentero es abiertamente abortista y la diputada por el contrario defiende las dos vidas.

Desde que se discutió en el Congreso la ley del aborto, que Jorge Rial viene dando palo y palo a Amalia Granata y no son pocas las veces que invitó al programa “Intrusos” a personajes para que hablara mal de la hoy diputada.

Pero esta vez Jorge Rial se fue de mambo y pasó todos los límites cuando comparó a la diputada nada menos que con Hitler.

Todo transcurrió en la red social Twitter donde Jorge Rial colgó la foto del momento en que Amalia Granata juraba como diputada en Santa Fe, y lo hacía con el brazo extendido sobre la constitución, pero como la señora es de baja estatura tuvo que elevar algo el brazo y esto fue aprovechado por el chimentero para salir a decirle “nazi” a la flamante legisladora.

“Polonia, allí vamos”, escribió en su cuenta de Twitter el periodista de Intrusos junto a la imagen de Amalia Granata, en alusión a la invasión de Adolf Hitler que desató la Segunda Guerra Mundial.

Claro está que enseguida una manada de trolls se enfureció, o se hicieron los enfurecidos con Amalia Granata y llenaron la red social del pajarito de tuits tratándola de “nazi” de la misma forma que lo había hecho Jorge Rial.

Desde este lugar le enviamos nuestra total solidaridad a Amalia Granata y rechazamos tajantemente la comparación que hizo Jorge Rial, ya que la señora diputada no es “nazi” ni nada parecido.

rial-tuit-granta-compara-completo

Y si al chimentero le  molesta que Amalia Granata defienda los valores, la familia y las dos vidas, es un problema puro y exclusivo de él y de última que lo trate con un psicólogo, en lugar de caer en bajezas y actuar miserablemente.