Mal día para los Maldonado

El caso del joven tatuador, Santiago Maldonado quien estuvo desaparecido varias días en el sur argentino y luego su cuerpo fue encontrado en el río Chubut, teje un nuevo capítulo y de a poco todo se encamina hacia el conocimiento de la verdad.

Y es que con Santiago Maldonado hubo una manejo político del caso, y no fueron pocos los inescrupulosos y sinvergüenzas que llevaron agua para su molino y acusaron a la Gendarmería, a Patricia Bullrich y hasta el mismísimo Gobierno de Mauricio Macri de ser los responsables de que el joven tatuador ya no esté en este mundo.

Uno de los que llevaban la voz cantante fue Sergio Maldonado, hermano del joven tatuador, que repetía, y aun hoy lo sigue haciendo, en los medios de comunicación que lo de Santiago fue una desaparición forzada, seguida de tortura y muerte, y que el responsable es el Estado Argentino.

Si hasta el propio Papa Francisco llegó a recibir en el Vaticano a parte de la familia Maldonado, en una clara muestra de que apoyaba los dichos de los Maldonado y en un gesto anti-Macri inocultable.

Claro está que las pericias sobre el cuerpo de Santiago Maldonado demostraron que el joven tatuador no sufrió ni un rasguño y dejo este mundo ahogado porque en la huida se metió en el río Chubut y no sabía nadar.

Descartado el tema de la desaparición forzada de Santiago Maldonado, ahora la justicia está investigando el entorno y a la comunidad Mapuche para poder determinar responsabilidades entre quienes mintieron e incurrieron en falso testimonio, y se cree que todo fue parte de una plan perfectamente orquestado para perjudicar con el tema al gobierno de Mauricio Macri.

Y el día lunes la familia Maldonado recibió una mala noticia ya que con voto por mayoría la sala III de la Cámara Federal de Casación ratificó el fallo de cámara que respaldó la validez de las escuchas telefónicas ordenadas durante la frenética búsqueda de Santiago Maldonado.

Escuchas que fueran ordenadas en su momento por el primer juez que intervino en el caso Santiago Maldonado, el doctor “Guido Otranto”, y de esta forma se grabaron conversaciones de Sergio Maldonado y miembros de la comunidad Mapuche.

Después de muchas ideas y vueltas, donde la familia Maldonado había hecho todos los esfuerzos legales posibles para que se declarasen nulas esas escuchas y fueran destruidas, ahora las mencionadas escuchas son válidas y forman parte de la prueba en una causa donde la fiscal Silvana Ávila acusó a 12 miembros de la comunidad Mapuche de ser integrantes de una asociación ilícita, que urdió un plan para mentirle a la justicia y desviar la pesquisa durante la búsqueda del joven tatuador.

Por estas horas la familia Maldonado está viendo que estrategia usar y jugar su última carta, esto es recurrir a la Corte Suprema en un último intento para que las escuchas sean declaradas nulas y se las destruyan.

Ya que si se ratifica el fallo de la Cámara Federal de Casación, entonces la justicia, y los ciudadanos van a poder saber que conversó Sergio Maldonado, el resto de su familia y varios miembros de la comunidad Mapuche, los días en que se buscaba a Santiago Maldonado.

Sin duda es un duro golpe para los Maldonado saber que esas escuchas aun existen y que en cualquier momento pueden tomar estado público. Por lo que más de uno debe estar con los pelos de punta.

Sería bueno para la sociedad argentina que esas escuchas salgan a la luz para que todo el mundo conozca la verdad, y se sepa que se conversó, ya que parece sumamente extraño que la familia Maldonado esté luchando a toda costa para que las mencionadas escuchas sean destruidas.