Jubilada harta de mantener extranjeros estalla de bronca en un colectivo

El video que acompaña esta nota llego este viernes a las 19hs. a nuestra redacción y muestra la bronca que tiene una jubilada por tener que mantener, con sus impuestos, a ciudadanos extranjeros.

El material fue filmado en un interior de un colectivo, que circulaba en el conurbano bonaerense, por una mujer extranjera que tuvo la intención de “escrachar” a la jubilada por lo que ésta estaba manifestando en el medio de trasporte.

Si bien el video puede ser polémico, la jubilada estaba expresando el hartazgo que tienen millones de argentinos que todos los días salen a trabajar para mantener con sus impuestos a planeros tanto argentinos, como extranjeros.

El video comienza así: “¿Cómo dice señora? Siga hablando” dice una mujer que apunta su teléfono directamente a la cara de la jubilada.

Pero la jubilada no se deja amedrentar y dice “Negros de m…” Y la  mujer extranjera que está grabando el video dice “Ahhh, negra de m… la voy a hacer famosa en las redes sociales señora…”

La jubilada no se queda atrás y le dice “Vaya al INADI y radique la denuncia, a ver que dije yo. Estoy esperando que el INADI me llame. Vaya, cuando la tengo que mantener todavía. Vaya, vaya al INADI”.

La jubilada se levanta de su asiento y pone su cara directamente frente al teléfono con el que la estaban grabando y dice su nombre, apellido completo y DNI. “Helena, Sara…” Dice la jubilada y agrega “Vaya y dígale al INADI que digo yo que se vayan todos a la remismísima mie… los extranjeros”.

“Todos! Así nomás dígaselo. Porque quieren que los mantengamos nosotros. Dígaselo. Vaya al INADI que ya les dije yo como discriminan a las personas mayores. Ustedes se creen que los tenemos que mantener nosotros”.

“Vaya, vaya (al INADI) que tengo la carta hecha. Estoy esperando que me llamen. Atorrantes de mie…”. Concluye la indignada jubilada y se prepara para bajar del colectivo.

El video de la jubilada que tiene mucha bronca por tener que mantener con sus impuestos a los extranjeros que vienen a la Argentina, muchos de los cuales no trabajan y viven del Estado, es una muestra del pensamiento de millones de argentinos de bien que están hartos de mantener a vagos argentinos y extranjeros por igual.