Graban a Daniel Scioli huyendo como una rata

Dicen que el zorro pierde el pelo, pero no las mañas, y esta frase bien puede caberle al ex candidato a Presidente por el Frente Para la Victoria, Daniel Scioli que no pierde la costumbre de escaparse como una rata siempre.

Y es que Daniel Scioli tiene el hábito de decir todo y no decir nada, nunca responde en forma concreta a algo, da vueltas y más vueltas como si quisiera escapar de algo que él no puede comprender o manejar.

Si le preguntan a Daniel Scioli quien debiera ser el candidato a Presidente del Justicialismo, el hombre tomará la guitarra y comenzará a decir una sarta de pavadas relacionadas con la importancia de que los dirigentes se comprometan con la política y demás yerbas. Pero nunca ira al punto ni se la jugará.

Y ni hablar cuando le pregunta por Gisela Berger, con quien vive una tensa situación desde hace mucho tiempo que terminó en un denuncia de parte de la joven.

Lo cierto es que Daniel Scioli siempre se escapa de todo con sus evasivas respuestas, y no deja de ser un tibio que nunca se juega ni se compromete con nada.

Y la última que se mandó fue esta mañana en Mar del Plata cuando fue abordado por una cronista del programa “Los ángeles de la mañana”, quien le preguntó por Gisela Berger, y Daniel Scioli salió corriendo.

En el video que acompaña esta nota se lo puede ver a Daniel Scioli huyendo como una rata por la ventana, pero en la costa de Mar del Plata.

En una actitud que da vergüenza ajena, Daniel Scioli se dio a la fuga apenas le nombraron a Gisela Berger, al grito de “Alcanzame si podés”, por lo que la cronista tuvo que correrlo unos cuantos metros para tratar de conseguir alguna palabra, cosa que no logró porque Daniel Scioli corría a toda velocidad, hasta que dejó a la trabajadora de prensa atrás.

Desde este lugar repudiamos totalmente la actitud de Daniel Scioli de salir corriendo ante una pregunta de una trabajadora de prensa, cuando simplemente podría haber dicho “De mi vida privada no hablo”, y listo.

Pero, el ex Gobernador de Buenos Aires, decidió hacer lo que hace siempre, esto es, huir como una rata.