Gobierno termina con la fiesta de las pensiones otorgadas por el Kirchnerismo

Las pensiones por invalidez laboral que paga el Estado Argentino son en sí mismas un instrumento muy noble que permite que una persona que por cuestiones físicas no puede trabajar para ganarse el sustento, reciba un dinero mensual con el fin de mantenerse económicamente.

Para recibir una pensión por invalidez laboral el beneficiario debe demostrar que posee una incapacidad laboral del 76%, que no percibe otro tipo de asignación de parte del Estado, ni percibe otro tipo de ingresos, ni propios ni de su grupo familiar.

Y el sistema de asignación de pensiones por invalidez laboral funciono en forma aceitada hasta el año 2006 donde había un total de 170.000 beneficiaros en todo el país.

Pero luego todo se desmadró y para cuando Cristina Kirchner terminó su mandato, la cifra de personas que recibían una pensión por invalidez laboral alcanzo la cifra de 1.074.743.

Desde el actual gobierno del Presidente Mauricio Macri sospechan que cientos de miles de pensiones por invalidez son “truchas”, es decir que fueron otorgadas como parte de un sistema de clientelismo político durante el Kirchnerismo.

Es por eso que se puso en marcha un plan con el objetivo de depurar el padrón de beneficiarios de pensiones que otorga el Estado por invalidez laboral.

A través de la Agencia Nacional de Discapacidad, su director, Santiago Ibarzábal instrumentó un plan para depurar la nómina de beneficiarios, donde se intenta detectar posibles incompatibilidades en el otorgamiento de las pensiones, como así también ver si existen irregularidades o situaciones de fraudes.

De momento ya se enviaron unas 9.000 cartas documentos intimando a las personas a que se acerquen a las ANSES para que puedan ejercer su descargo y presentar las pruebas que ameritan seguir cobrando.

Al día de la fecha unas 950 personas presentaron su descargo antes la ANSES, y por su parte 450 beneficiarios renunciaron a seguir percibiendo la pensión por invalidez laboral.

El sistema de depuración del padrón que implementó la Agencia Nacional de Discapacidad llevará varios meses hasta que el padrón quede totalmente depurado, pero desde el Gobierno son optimistas y creen que de acá a un tiempo solo cobrarán el beneficio aquellas personas que realmente son merecedoras del mismo y pudieron justificarlo.