Fueron a tomar la Universidad y se encontraron con una sorpresita

La semana pasada no fue una más en la Universidad Nacional de Moreno, cita en la zona oeste del Gran Buenos aires, ya que un grupo de militantes ingresó para tomarla.

Como sucede en muchas universidad de nuestro país, existen grupos de militantes de izquierda, Kirchneristas y demás agrupaciones que pareciera que van a la facultad a hacer cualquier cosa menos a estudiar.

Es por eso es que las “tomas” de las universidad son moneda corriente, y las excusas para llevarlas adelante son variadas e incluyen cuestiones académicas y también sociales que exceden al ámbito universitario.

No son pocos las casos de universidades tomadas por militantes que se oponían al acuerdo con el FMI, y demás cuestiones que nada tienen que ver con la vida universitaria.

Y la notica llega desde la localidad de Moreno, donde en la tardecita del viernes un grupo de militantes ingresó al establecimiento educativo con el único fin de tomarlo. Desconociéndose hasta el momento cual era la excusa esta vez para llevar adelante la toma.

Pero se llevaron una sorpresita, ya que en la puerta los estaban esperando los verdaderos estudiantes universitarios, aquellos que van a la facultad con el objetivo de estudiar y capacitarse para tener un futuro mejor, y ven a diario como están los militantes, que lo que menos hacen es estudiar, se la pasan haciendo política.

Se produjo una larga charla entre los militantes que querían ingresar para tomar la Universidad de Moreno y los estudiantes que no querían que la toma se llevar a cabo, ya que entendían que nadie es el dueño de la facultad y al tomarla obviamente no se pueden dar clases, y todo el cronograma de estudios se va afectado, y aquellos que quieren estudiar no pueden hacerlo normalmente.

Y palabra va, palabra viene, hasta que los estudiantes se hartaron de la situación y al grito de “Que se vayan, que se vayan” comenzaron a avanzar hasta dejar a los militantes en la calle.

De esta forma los militantes tuvieron que deponer su actitud y se quedaron con las ganas de tomar la Universidad de Moreno. Por su parte los estudiantes permanecieron varias horas más en vigilia en la facultad para asegurarse no regresaran quienes tenían intención de tomar la casa de altos estudios.

Desde este lugar felicitamos a los verdaderos estudiantes de la Universidad de Moreno por imponerse frente a los que solo van a la facultad a hacer política y vaya a saber uno cuáles son sus verdaderas intenciones, porque de estudiar, ni hablar.