Otro durísimo golpe para los Triaca

Sandra Heredia, la ex empleada de Jorge Triaca vuelve al ataque y les genera a la familia del Ministro un nuevo dolor de cabeza.

Sucede que al ex doméstica, quien fuera despedida por Jorge Triaca a través de un mensaje de voz de Whatsapp, había llegado a un acuerdo extrajudicial con el hermano del Ministro, quien era en verdad el que la había contratado en su momento.

El audio de Jorge Triaca insultando y despidiendo a Sandra Heredia, rápidamente se viralizó y las partes llegar a un acuerdo donde la ex doméstica embolsó la nada despreciable suma de $340.000 para dar por cerrado el caso y no reclamar nada más laboralmente.

Pero dicen que la codicia humana no tiene límites, y Sandra Heredia y su abogado, Walter Lassagno podrían dar fe de esto.

Ya que en los últimas horas, la ex domestica de los Triaca, le envió una carta documento al hermano del Ministro (Carlos), exigiéndole $3.700.000 en concepto de daños y perjuicios por tratarla de ladrona y enferma mental en una entrevista que dio en un programa de TV.

El abogado de la ex doméstica sostiene que Carlos Triaca acusó a su representada de forma maliciosa y sin sustento legal alguno, “Dijo que la había despedido porque “hubo faltantes mientras trabajaba en su casa y eso es falso”. Expresó el letrado.

“No conforme con tan grave acusación dijo que es una persona que tiene una enfermedad bastante grande, no física, sino psíquica”, aseguró el letrado. Heredia pidió también que “se abstenga de formular todo tipo de opiniones, sean o no descalificadoras o peyorativas” sobre aspectos de su vida personal.

En un reportaje al portal “Opi de Santa Cruz”, la ex doméstica de los Triaca dijo que debido a los dichos de Carlos Triaca, ahora le resulta muy difícil encontrar trabajo, “Yo tengo 45 años, de la noche a la mañana me dejaron sin trabajo, en la calle y no obstante eso me denigraron, me arrastraron por el piso como si fuera la peor, tratándome prácticamente de loca y de ladrona”, manifestó”.

Tal como están las cosas, creemos que cualquier comentario está de más. Al respecto solo diremos que la codiciad y la voracidad de algunas personas es infinita como así también es lamentable la manera en que algunas personas se arrastran por la vida para intentar llevar un plato de comida a su mesa.