Cortaron las calles y luego recibieron una sorpresita

Mendoza: El jueves 15 de Febrero era un día más para la gente de ATE (Asociación Trabajadores del Estado) y CTA (Central de Trabajadores de la Argentina) ya que llevaron adelante un corte de calle en el centro mendocino.

Bajo el lema “Decimos NO a los despidos nacionales. El trabajo dignifica”, las dos mencionadas organizaciones llevaron a cabo un corte de calles y marcha que transcurrió sin incidentes y con el fastidio de los vecinos mendocinos que no podía hacer uso del espacio público.

Y muchos mendocinos que vieron como las calles del centro se encontraban cortadas tuvieron que desviarse varias cuadras para poder llegar a sus destinos. Curiosamente muchos de los perjudicados por los cortes de la CTA y el ATE eran precisamente trabajadores que debían concurrir a sus empleos.

Pero a las pocas horas de finalizado el corte y marcha, las mencionadas organizaciones gremiales se encontraron con un sorpresita, ya que la Municipalidad local sancionó con una fuerte multa económica a los gremios participantes.

Como los cortes de calle en protestas infringen el Código de Convivencia, los gremios recibieron una sanción de 20.000 UTM, equivalente a $50.600 por cada corte.

La municipalidad explicó que los piquetes infringen el artículo 19 de la normativa, el cual establece que las manifestaciones deberán realizarse circulando por las veredas, respetando pasos peatonales y señales semafóricas. En este caso, al ser dos cortes en lugares diferentes, se le aplicó a cada agrupación una multa por cada corte, sumando un total de $101.200.

Como se puede ver en Mendoza no andan con vueltas, y quienes cortan las calles y obstruyen el libre tránsito de las mismas, deben pagar la multa correspondiente.

Ahora la gente de la CTA y el ATE deberán reunir cada una la suma de $50.600 para hacerse cargo de la multa que les fue aplicada.

Sin dudas que se les toque el bolsillo a la entidades gremiales es una duro golpe para éstas, y tal vez los haga reflexionar sobre la forma de hacer las protestas en el futuro, ya que se puede protestar sin perjudicar a nadie y sin cercenar el libre derecho a transitar.