Brancatelli se metió con D’Alessandro y se comió el garrón del siglo

En el programa “Intratables” suelen darse durísimos cruces entre los panelistas, y el que protagonizaron anoche Diego Brancatelli y el abogado Mauricio D’Alessandro no fue la excepción y  quedará grabado por mucho tiempo en la memoria de los seguidores del envío.

El que arrojó la primera piedra fue Brancatelli que lo trató de ñoqui a D’Alessandro, acusándolo que nunca fue a trabajar a la cámara de diputados cuando fue electo en el año 2011.

Pero Brancatelli no se esperaba la durísima respuesta de parte de D’Alessandro que dejó callado al periodista ultra K, y hasta tuvo que intervenir el conductor, Fabián Doman para que la cosa no pasara a mayores.

Todo comenzó cuando la diputada electa, Amalia Granata le estaba preguntando a Mauricio D’Alessandro si no se podía hacer nada legalmente con quienes llevan menores a las marchas, y fue interrumpida por Brancatelli quien le dijo “¿Que querés? ¿Que metan presos a los bebés?”.

Entonces Mauricio D’Alessandro con toda tranquilidad comenzó a hacer uso de la palabra y dijo: “Brancatelli…Amalia Granata, que no por nada llegó a diputada y yo a concejal, y vos ni a eso…”. Y Brancatelli lo interrumpió y le dijo “Vos sos ñoqui, porque no vas nunca a trabajar, vas a cobrar nada más”.

Y Mauricio D’Alessandro estalló “¿Sabés lo que pasa gordito? Por hacerte el vivo te agarran en el supermercado y te corren, y huís como una ratita. Eso te pasa por gordito pelot… Te lo digo en serio”.

Ante las durísimas palabras del doctor D’Alessandro tuvo que intervenir inmediatamente Fabián Doman para evitar que las cosas se desmadren, mientras Diego Brancatelli se quedó duro como una momia y alcanzó a balbucear algunas palabras inentendibles.

Está visto que Mauricio D’Alessandro no anda con vueltas y le marcó la cancha a Diego Brancatelli, señalándole de forma durísima que no va a permitir de ninguna manera se meta con su persona y trayectoria.

Tal vez el doctor D’Alessandro fue muy duro con el periodista ultra K al tratarlo de cualquier cosa en vivo, pero hay que reconocer que sus palabras surtieron efecto porque el resto del programa Diego Brancatelli se quedó mansito, mansito.