Se le complicó al Mapuche, Matías Santana

Mal momento para el Mapuche, Matías Santana, quien se hizo conocido por declarar ante la justicia y los medios de comunicación que él vio como a Santiago Maldonado se lo llevaba la Gendarmería en una camioneta de esa fuerza de seguridad.

Y es que a Matías Santana se le complicó la cosa ya que el juez federal Guido Otranto, que tiene a su cargo la causa por el desalojo de la ruta 40 desarrollado el 31 de julio y 1 de agosto en Cushamen por Gendarmería Nacional, lo llamó a indagatoria por estar sospechado de ser uno de los que agredió en forma brutal a efectivos de la mencionada fuerza de seguridad.

Junto a Matías Santana fue llamado a indagatoria Nicasio Luna, quien también se sospecha que agredió junto al primero, con piedras a efectivos de la Gendarmería.

Atrás quedaron los tiempos aquellos en donde Matías Santana y Nicasio Luna declararon ante la justicia como testigos de la desaparición de Santiago Maldonado. Ya que ahora ambos Mapuches deben explicar los hechos ocurridos en la ruta 40.

El juez tendría prácticamente probado que tanto Santana como Luna participaron de los bloqueos sobre la cinta asfáltica y atacaron con piedras a los gendarmes. En este contexto fueron heridos de gravedad el cabo primero Ernesto Yañez –fractura de cráneo- y el subalférez Emmanuel Echazú- doble fractura de mandíbula–, del Escuadrón 35 de El Bolsón.

El día 20 de Diciembre es cuando Matías Santana y Nicasio Luna estarán en la indagatoria cara a cara con el juez federal Guido Otranto, y esta vez no como testigos de la desaparición de Santiago Maldonado, sino como acusados por lesiones graves.

Se puede decir que todavía Matías Santana la esta “sacando barata” ya que falta aun determinar si la justicia finalmente lo imputará por falso testimonio en el caso “Santiago Maldonado” donde el Mapuche fue uno de los primeros en acusar a la Gendarmería de la desaparición forzada del joven tatuador, y aseguro haber visto desde unos 400 metros de distancia, con unos binoculares, como la mencionada fuerza de seguridad reprimía a los manifestantes y luego cargaban al mencionado tatuador en una camioneta.