Lo peor del ser humano en el tren San Martin

El video que acompaña esta nota fue grabado en el ferrocarril San Martin un día de la semana pasada alrededor de las 19hs. y muestra el comportamiento de una parte de la sociedad que nos debe llevar a una reflexión profunda.

En las imágenes se puede ver en el interior de un vagón a un joven, con su mochila, que está parado frente a la puerta de salida esperando que el tren detenga su recorrido para así poder descender.

Se escucha una voz que le dice “Correte de la puerta, que te van a llevar puesto”, “Ahora entran corriendo con todo”. Y el joven mira a quien le dijo esas palabras y da unos pasos hacia atrás para no quedar cerca de la puerta del vagón.

Lo que sigue a continuación tal vez sea un poco difícil de describir y creemos que las imágenes hablan por sí solas.

Cuando el tren se detiene y se abren las puertas se produce la hecatombe. Un grupo de no menos de 30 personas ingresan al vagón como si huyeran despavoridos de algo, pero en verdad lo hacen para conseguir un asiento.

Hombres y mujeres de todas las edades se empujan y a codazos limpios intentan ganar una carrera por obtener el tan preciado asiento que les permita un viaje un poco más placentero luego de lo que, seguramente, habrá sido una ardua jornada laboral.

Es evidente que algo no anda bien en nuestra sociedad para que en el año 2017 todavía sigan pasando estas cosas que se veían años atrás en trenes como el Sarmiento y en la estación de Once donde la “la marea humana” prácticamente no permitía el descenso de los pasajeros y aquellos que querían descender eran otra vez ingresados al vagón por la gente que pugnaba por entrar.

Hace falta un profundo debate sobre el tema como así también reflexionar porqué un sector de la sociedad se sigue comportando como si “el otro” no importara para nada y pareciera que se vive en una verdadera jungla donde lo único que importa es lo que a uno le pasa.