La burrada que se mandó una maestra para fin de año

Que un mal alumno cometa verdaderas “burradas” es algo más o menos esperado dentro de un proceso de aprendizaje, ya que nadie nace sabiendo y todos siempre tenemos algo que aprender.

Pero que esa burrada sea cometida por una docente, que se supone tiene el conocimiento no solo para escribir bien sino además la capacidad para transmitir ese conocimiento enseñando a los más chicos, es algo que verdaderamente llama mucho la atención.

El hecho del que damos cuenta sucedió en la provincia de Neuquén y como se puede ver en la imagen que acompaña esta nota, la profesora de nombre “Paola Toro” firmó el boletín de un alumno, y lo acompañó con un texto.

En la nota que le dejó la mencionada profesora al alumno decía “Su rendimiento escolar ‘hacido’ muy bueno. Felices Vacaciones!!!”.

Realmente la forma de escribir de la profesora “ha sido” un verdadero desastre, ya que cometió una verdadera burrada y lo que es peor en un mensaje en el boletín de un alumno.

La profesora, Paolo Toro, además de ser docente ocupa el cargo de directora del establecimiento educativo, Escuela Nuevo Mundo. Lo que nos lleva a preguntarnos lo siguiente: ¿Si la directora del colegio escribe así, como lo harán las demás maestras que aun no llegaron a ese puesto jerárquico?

Como era de esperarse, apenas se conoció en Twitter la imagen de la burrada de la mencionada profesora, no faltaron los comentarios de toda índole “Si. Es esa en que la maestra le dice al alumno” escribe como puedas” porque ella también escribe como puede” , “El rendimiento escolar de esta directora tampoco debe haber sido muy bueno.”.

“Dice escuela nuevo mundo: no necesitan saber ni razonar. Es de kks y zurdos. Ellos no aceptan llegar por mérito o con esfuerzo” , “¿El apellido de esta maestra es Toro? Yo pensaba que era Burro”. Fueron algunos de los comentarios que se dieron en la red social del pajarito.

La verdad es que el hecho que una profesora tenga errores de ortografía ya de por sí es raro, o por lo menos debiera serlo, pero que además esa persona sea la encargada de firmar boletines a fin de año con dedicatoria incluida, ya marca que en ese colegio, ¡Todo es igual, nada es mejor, lo mismo un burro que un gran profesor!