Brancatelli tuvo que pedir perdón en vivo

No hay peor cosa que hacerse el listo cuando uno no lo es. Y esto es precisamente lo que pasó al periodista ultra Kirchnerista, Diego Brancatelli la noche del viernes en el programa “Intratables”.

Y es que Branca quiso hacerse el gracioso y chicanear a un invitado haciendo un juego de palabras con el apellido del mismo y todo terminó en un escándalo que termino con el periodista pidiendo perdón.

Todo comenzó cuando se estaba tratando en el programa el tema de la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, quien ploteó los vehículos con su nombre. Entonces el escritor Federico Andahazi comenzó a hablar y realizó un juego de palabras con el apellido de la intendenta.

Federico Andahazi hizo como que se confundió el apellido “Magario” y en su lugar dijo “Maduro”, concretamente expresó “La intendenta Verónica Maduro…” haciendo una paralelismo con el dictador venezolano Nicolás Maduro.

Y Brancatelli no tuvo mejor ocurrencia que interrumpir al escritor y hacer un juego de palabras con el propio apellido del invitado. Dijo Brancatelli “No escuché, ¿qué dijo Andanazi”, tratándolo de nazi al escritor.

Entonces  Federico Andahazi dejo de hablar de la intendenta de La Matanza y le dijo a Brancatelli, “No, eso no te lo voy a permitir. Yo soy judío y yo no te voy a permitir que pongas en mi persona la palabra nazi. No te lo voy a permitir y espero que el INADI tome nota de esto. Calmate”.

Tan solo unos minutos después Diego Brancatelli, con  su mejor cara de “perro apaleado”,  salió a pedir perdón por lo que él denominó “un chiste o un desafortunado juego de palabras”. Dijo el panelista “no sabía que era judío, y está todo bien, después cuando vos te ponés a analizar todo, quedó desubicado pero era simplemente cambiar una letra y fue eso, un chiste o un desafortunado juego de palabras”.