Advierten sobre nueva modalidad de saqueos

Como todos los fines de año, no son pocos los que aprovechan fechas tan sensibles históricamente para cometer o fomentar saqueos a diferentes supermercados, sobre todo en la provincia de Buenos Aires.

Y es que mucha gente intenta disfrazar algún tipo de descontento popular, o aducir que tienen hambre para considerarse con derecho a saquear un comercio en nombre de vaya a saber uno que cosa.

Lo cierto es que muchos grupos de piqueteros y ex piqueteros son los que se cree que están detrás de la organización y movilización de los más necesitados a los que convocan a cometer saqueos a través de redes sociales como Twitter, Facebook y Whatsapp.

En los últimos días muchas de estas verdaderas organizaciones de delincuentes fueron desbaratadas, y no son pocos los casos donde personas que organizaban saqueos fueron detenidas y puestas a disposición de la justicia por el delito de “instigación a la violencia colectiva”.

Pero a pesar de que la justicia, la policía y los investigadores hacen denodados esfuerzos por identificar a los cabecillas de estas banda delictivas, estos se reproducen y mutan en nuevas formas de saqueos.

Sucede que por estos día surgió una nueva forma de saqueo, que funciona como un delicado mecanismo de relojería y que permite que quienes cometen los mencionados saqueos se salgan con la suya y queden totalmente impunes.

El nuevo tipo de saqueo consiste en lo siguiente: con la excusa de que se producen en diversas zonas cortes de luz, la gente es instada a salir a cortar calles como forma de protesta contra las compañías que brindan en tan preciado servicio.

Hasta ahí solo parece una protesta más, con corte de calle incluido, de personas que no tienen luz en sus hogares.

Pero el detalle es que los saqueadores, organizan estos cortes de calles en zonas cercanas a los supermercados, sobre todo de la zona Oeste del Gran Buenos aires, y cuando los clientes salen de los mencionados comercios con sus automóviles cargados de mercadería, se encuentran que las calles principales están cortadas.

Entonces los automovilistas se ven obligados a tomar por otras calles, generalmente en barrios marginales, y en ese momento son detenidos por grupos de vándalos que les roban toda la mercadería que lleven en sus autos.

Es decir que los saqueos ya no se hacen sobre los supermercados, que suelen estar fuertemente custodiados en estas épocas, sino sobre los “clientes” de esos supermercados que al ingresar por calles transversales y paralelas por los mencionados cortes son atacados y saqueados.

Éste nuevo tipo de saqueos, ya sobre el ciudadano común, marca la total falta de sensibilidad de ciertas personas, a las que en principio no les importaba ir a saquear un supermercado, y ahora tampoco les importa saquear a los clientes, quienes con su propio dinero compraron la mercadería en los mencionados establecimientos.